Clarin

Giuliana Pasquali, analista de medios sociales para Clarín y egresada UP

Desde chica, el sueño de Giuliana fue ser periodista. Sus ganas y su formación como Licenciada en Periodismo Deportivo la llevaron a encontrar su lugar dentro de las publicaciones gráficas de destacados clubes deportivos del país y diarios de tirada nacional. Hoy trabaja para Grupo Clarín, donde se dedica al aspecto online de la profesión periodística, entre redes sociales y portales web: “La Universidad te brinda los elementos necesarios para salir a la cancha”, contó la egresada UP.

¿A qué te dedicas actualmente?

Hoy tengo el privilegio de desempeñarme como analista de medios sociales para el Grupo Clarín, pero también le doy rodaje al sueño periodístico en otros ámbitos. Por ejemplo, en el equipo de Prensa y Marketing de la Asociación Atlética Argentinos Juniors, o en el magazine del multimedio San Lorenzo Primero, del Club San Lorenzo de Almagro. Esta es una profesión que te acostumbra a los golpes, con vaivenes laborales, pero también te regala momentos únicos: por eso la elijo siempre.

¿Ser periodista fue tu meta en la vida desde que eras una niña?

Sí, desde chica jugaba a ser periodista, escribiendo crónicas o análisis en un blog que me abrió las puertas para trabajar en páginas partidarias de San Lorenzo, en radios y, más tarde, en medios gráficos como Diario Olé y Perfil. La experiencia de trabajar para lugares así es significativa pero debe complementarse con el aspecto académico y formativo, que te prepara para rendir en esa clase de lugares.

¿Podrías describir el clima de una redacción de un diario?

La redacción es la oficina más linda que conozco. La del Diario Olé, por ejemplo, fue mi psicóloga durante unos dos años. Y hoy, que me toca estar un piso más arriba en el edificio, y también disfruto de ese ambiente, aunque me toca vivirlo de otra manera.

¿Hay diferencias entre la producción de un diario de papel y otro que se publica contenidos online?

Cuando trabajaba para el diario papel absorbía la adrenalina del cierre, y ahora mi función me obliga a vivir con esa sensación constantemente para no perderles el rastro a las tendencias o a los temas que están rankeando entre los competidores. Requiere de otra responsabilidad y mayor cautela: uno tiene que estar informado para poder vender una nota de cualquier sección en las redes sociales sin que el proceso demore demasiado. Eso es algo de lo que hacemos junto al equipo: elegir y publicar los contenidos que produce la redacción, aunque con un lenguaje adecuado a las redes sociales para poder generar tráfico en las páginas web.

¿Cómo combinaste el trabajo con la cursada y cuánto te sirvió la Licenciatura para forjarte como comunicadora?

La Universidad te brinda los elementos necesarios para salir a la cancha. También te demuestra que siempre hay algo por aprender, más allá de la experiencia que uno pueda acarrear. En la vida hay que establecer prioridades y el estudio debe ser una de ellas. Por ejemplo, ahora estoy cursando una Maestría en Periodismo y noto cuán útiles fueron los conocimientos que adquirí en las aulas de la UP. Te allanan el camino en varias oportunidades. También es clave rodearte de personas que te inviten a cultivarte. Más allá de la arenga que pueda darte un profesor o la familia, que siempre está, las conductas grupales contagian y en mi caso no hubo excepciones: compartí con grandes colegas, pero sobre todo excelentes personas. Eso ayudó a que, aun trabajando, pudiera completar la carrera en cuatro años.

¿Qué materias o contenidos destacarías del programa de la carrera que realizaste?

Todas te dejan algo, incluso las menos pensadas. Práctica Periodística II, por ejemplo, cambió por completo mi mirada a la hora de escribir. Me enseñó, de alguna manera, a fijar la mira en los detalles al momento de convertirme en mi propia editora o a trabajar bajo presión. También me amplió muchísimo el panorama Psicología del Deporte. A pesar de que mi función actual me obliga a estar atenta a todos los ámbitos, siempre estuve sumergida en el deportivo. Y, a partir de esa cursada, aprendí a evaluar otros factores al hacer un análisis o durante una entrevista. Son herramientas fundamentales que un periodista no debe ignorar. Si bien apenas nombré dos de las decenas de materias que rendí, es difícil elegir una. La Universidad de Palermo otorga la oportunidad de aprender de profesores con un amplio recorrido profesional, y ese es un lujo que debe aprovecharse.

¿Qué les dirías a los futuros graduados en periodismo?

Que se preparen y aprovechen las herramientas que pone a disposición la Universidad. Que no se rindan, porque la profesión es dura pero también está hecha de sueños. Y, si ven que alguna puerta se cierra, que no duden de su potencial. Al contrario: que continúen perfeccionándose hasta que la oportunidad llegue. El periodismo no regala chances, pero esa no debe ser una excusa. Las excusas no se publican. Y uno tiene que estar dispuesto a luchar. Así se alcanzan las metas.