El periodismo de investigación en el siglo XXI, según Nicolás Wiñazki

Este jueves, en el auditorio de Mario Bravo 1259, se realizó una charla abierta sobre el periodismo de investigación durante los últimos años en Argentina, que contó con la presencia de Nicolás Wiñazki, periodista de televisión (Canal 13 y TN) y radio (Mitre). La moderación estuvo a cargo de Pablo Mendelevich, director de la Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Palermo, y César Rodríguez, docente UP del Taller de Televisión.

Wiñazki llevo adelante la investigación periodística, que la Justicia continuó y recientemente inició el juicio, conocida como la “Ruta del Dinero K”. La misma, según el propio periodista, comenzó por azar: “En el segundo año de Periodismo Para Todos, Lanata nos reunió un sábado en su casa y nos dijo que no teníamos nada. Una fuente mía me venía diciendo que tenía algo importante, pero yo no le daba bola. Entonces lo llamé y fui a verlo. Era Federico Elaskar, dueño de una financiera que se utilizó para triangular dinero. Ahí empezó todo, pero fueron muchos meses de charlas, chequeos y descubrimientos”, detalló.

La investigación iniciada hace seis años derivó en muchas historias e implicados. Wiñazki sostiene que “el periodismo es bucear en el rincón ajeno. Las fuentes pueden hablar, por ejemplo como pasó con Elaskar, por bronca”. Así llegó otro entrevistado clave como Leonardo Fariña, quien transportaba dinero no declarado y fue preso al tiempo de hablar en televisión y revelar los pormenores de la corrupción kirchnerista. “Nadie en Argentina va preso por evasión. Fariña lo fue por la compra irregular de un campo, por orden, creo yo, de Cristina Fernández”, acotó.

La causa de la “Ruta del Dinero K” aún no ha sido dimensionada. Al respecto, el entrevistado repasó los siguientes datos: “En 2013, Lázaro Báez era monotributista. Luego fundó una constructora y su patrimonio creció 12.000%, logro tener casi cuatro mil propiedades y dos mil vehículos. La plata robada está ahí: en propiedades y cuentas en el exterior. Hoy hay 43 presos kirchneristas, hasta un primo del matrimonio presidencial. Llevará tiempo, pero Cristina se va a tener que sentar en un juicio oral a explicar cosas”.

Para Wiñazki, hacer periodismo en la era K fue realmente complicado. “El domingo se emitía PPT. Todos los lunes salía una desmentida del gobierno, mediante funcionarios, medios oficiales como Télam y 678, hasta corrieron el fútbol de horario para competirnos y tapar nuestro programa. Atacaron desde el Estado a periodistas y a testigos de casos de corrupción. Por ejemplo a Laura Muñoz, ex esposa de Vanderbroele (socio de Boudou en la imprenta Ciccone), quisieron hacerle creer que estaba loca, por haber denunciado antes que nadie lo sucedido con Ciccone”, rememoró el hombre del Grupo Clarín.

Tanto trabajo reconocido, entre ellos por el competidor y colega de La Nación, “hoy amigo”, Hugo Alconada Mon, también tuvo un costo. El más alto, en toda esta investigación, fue “personal”. El periodista denunció que recibió golpes en la calle y hasta su esposa sufrió amenazas. “Ahora mismo tengo un patrullero en mi casa ahora, porque hace dos meses entraron a robar y extrañamente no se llevaron nada. Antes viví durante meses con custodia permanente”, precisó.

Anuncios