YouTube y la música: una visión actual del mercado

Play Samsung Tablet Ipad Google Internet Music

Síntesis del trabajo de integración final de periodismo de la alumna Natalia Micheluz

La realidad de la industria musical no ha experimentado grandes cambios desde el disco de pasta. La aparición de internet y las plataformas digitales para reproducir, adquirir y escuchar música sí cambiaron, en parte, nuestra relación con ella, pero no la de los artistas y las grandes empresas.
No es un misterio que la cultura y el entretenimiento pertenecen a una industria. En ese mercado, la polarización es muy amplia desde los músicos con escasa difusión hasta los dueños de gran poder económico como las discográficas, productoras de TV y medios de comunicación. Por ejemplo, el gigante YouTube, cuyo rol en la difusión de música en la actualidad no puede ser pasado por alto, es una de las grandes empresas que contribuye a generar la enormísima brecha entre artistas independientes y monstruos como Taylor Swift, o Justin Bieber.La cantidad de reproducciones de un video cualquiera juega un papel clave en la cantidad de dinero que ese video puede generar. La ganancia, que proviene de los contratos de publicidad, se dirige de forma directa al artista si éste es autogestionado, o a la discográfica que posee sus derechos. Esa ganancia sólo es monetizada cuando el usuario interactúa con el anuncio que se vincula a ese video.
El proceso no es automático. A partir del umbral de 10.000 visualizaciones de un canal o video, el dueño califica para monetizar su canal, atraviesa un proceso de análisis, y debe demostrar que el contenido es propio y registrado. Una vez finalizada esta etapa, puede empezar a ganar dinero.
¿Cuánto? Se habla de un valor estimado entre 2 y 4 dólares por cada 100 reproducciones, según Rolling Stone y The Guardian. Los acuerdos de confidencialidad no permiten conocer un número exacto. Según algunos, ese número varía de acuerdo al ranking en el que el video se encuentra, el crecimiento trimestral del canal, la cantidad de likes o dislikes… la lista continúa.
Lo cual nos lleva a concluir que, una banda con 50 mil suscriptores en la Ciudad de Buenos Aires tiene muy pocas herramientas de negociación en comparación con titanes como U2 o Coldplay. Para ellos, que la música se haya vuelto gratuita a lo largo de los años está lejos de ser un problema. Para ellos, que la manera de descubrir nuevos artistas sea buscarlos en YouTube y no comprar un ticket o un disco, no representa un impedimento o una lucha cotidiana para “vivir del arte”.
El mundo globalizado avanza vertiginosamente, y permite acortar distancias que hace apenas 10 años podrían haber parecido inalcanzables. Está en manos de las empresas pero también de los usuarios particulares, el aprovechar de forma responsable y consciente los nuevos recursos que la tecnología nos provee, para que ésta nos enriquezca y conduzca a nuevos paradigmas en el campo del arte.

Anuncios