La investigación en Argentina de los Panamá Papers desde adentro

Por Gonzalo Bañez (Alumno de la UP)

Iván Ruiz, uno de los periodistas del diario La Nación que participó en la investigación, contó las intimidades de la mayor filtración de documentos reservados en la historia.

“Era la noche del 7 de diciembre cuando descubrí los papeles sobre las empresas de Macri. En una hora y media ya los había leído todos y los quería publicar, pero no me dejaron”, narró el periodista en una charla realizada con estudiantes en la Universidad de Palermo (UP) el jueves pasado.

Como la información anterior, que finalmente el Consorcio Internacional de Periodistas, quienes coordinaron el proyecto, no les permitió publicar, hubo muchos otros ejemplos. Fueron meses de trabajo y fuerte hermetismo: “Prácticamente más de un año en donde no podíamos hablarlo con casi nadie, muy poca gente del diario sabía sobre el tema, hasta mi jefe se enteró el día anterior a la primera publicación”, admitió.

Salas de trabajo sin internet y aisladas de las redacciones, o contraseñas que cambiaban cada 30 segundos, eran unas de las tantas precauciones que debían tomar para mantener “una seguridad extrema”, tal como Iván la llamó.
La tecnología cumplió un papel fundamental en la investigación. Tomado de sus palabras, en primer lugar lo hizo para crear una base de datos con los más de 11 millones de documentos que se filtraron, pero que necesitaban ser “digitalizados” por ser, en su mayoría, sólo fotos. Luego, por la comunicación constante que lograron entre todos los periodistas implicados gracias a “un sitio similar a Facebook” donde podían interactuaban “constantemente”.
Además, no sólo los viajes a Estados Unidos, Alemania, y Hungría capacitaron al equipo de investigación, sino que sus colegas del diario con más conocimientos en servidores y datos concretos también lo hicieron. Una de ellas fue Romina Colman, miembro de LN Data y otra expositora en la charla del jueves en la UP, que se implicó rápidamente en el tema para poder colaborar desde su lugar.

Ambos coincidieron en que “duele leer los artículos de otros medios acusando a los periodistas que participaron de la investigación de haber retrasado la publicación de los artículos o hasta de no publicar toda la información”, algo que ellos mismo invitan a chequear en un futuro cuando se suban para todo el público los documentos filtrados.
Para finalizar, la periodista dejó un consejo para los estudiantes: “El desafío es ver cuántos clics estamos dispuestos a dar para encontrar lo que queremos. La mayoría de los usuarios al tercero se cansa y abandona, pero nosotros no podemos hacer eso y tenemos que ir más en profundidad”.

Anuncios