Otra egresada en los medios: Delfina Korn y su experiencia en la radio y en la Web

home1

Egresó de la Universidad de Palermo en 2012 y está inserta en el mundo profesional desde hace tiempo. Valora lo aprendido en la UP y las experiencias que le transmitieron los docentes. “Todo el tiempo estamos aplicando lo que recibimos en el aula”, aseguró en extenso diálogo con Número Cero.

“Se me ocurrió estudiar periodismo porque me gusta mucho escribir. Llegué a la UP sin conocer mucho sobre ella sólo que se podía empezar en agosto y yo quería empezar lo antes posible así que me decidí por la UP”, rememora Delfina, de 27 años de edad al desgranar sus primeros capítulos en la carrera.

También contó su batallar para ingresar al medio laboral, poco antes de egresar. “Logré insertarme en la radio a través de búsquedas de trabajo online, Empecé trabajando ad honorem. Luego gracias a la recomendación de un profesor pude entrar a un programa de radio más importante y pago. Mis trabajos después de ese fueron apareciendo por los contactos que conocí en esos lugares”, comentó.

“Trabajé en varios programas de radio en producción. Las tareas principales allí son edición de audio, selección de temas y de noticias y establecer contactos con distintas personas para coordinar entrevistas entre ellos y el conductor del programa. Actualmente trabajo en un portal de noticias (C5N) escribiendo sobre temas de política internacional”, amplió.

La egresada de la UP no dudó en mostrar su apasionamiento por las labores que realiza hoy. “Me encanta, porque escribo sobre temas que me interesan, aprendo mientras trabajo. Tengo mucha libertad para elegir los temas y la manera de enfocarlos”, indicó.

Y también destacó lo aprendido en la Universidad y cómo esos conocimientos la ayudan día a día en el mundo profesional. “Todo el tiempo estamos aplicando lo que recibimos en el aula. Lo que me transmitieron mis profesores en cuanto a sus propios desafíos en el desempeño laboral y la manera de lidiar con ellos quedó plasmado en mí y lo recuerdo siempre. Lo más importante es lo que aprendí respecto de cómo deber comportarse un periodista a nivel ético, lo que está bien hacer y lo que no, lo que vale y lo que no”, aseveró Delfina.

home2También compartió con Número Cero una anécdota de sus primeros días en la profesión, esos fallidos y errores que marcan a todos los novatos para siempre. “Cuando recién empezaba en mi primer programa de radio (se trataba de un programa sobre fútbol), fui a cubrir una charla que daba un periodista deportivo para alumnos de la UBA. Durante el encuentro, los alumnos (entre los que estaba yo aunque no como alumna sino como periodista) podíamos poner nuestro grabador para registrar lo charlado. El periodista que daba la charla mencionó que en determinado grupo mediático existía una especie de “autocensura” y no podía hacerse mención al que entonces era el presidente de River. Yo, sin experiencia ni conocer exactamente cuáles eran mis obligaciones, le brindé ese material a mi jefe que lo puso al aire. Está prohibido transmitir lo charlado en un ámbito universitario sin el permiso del conferencista, por lo que la persona que había dado la charla se enojó mucho conmigo. Me sentí muy mal y esa para mí fue una gran lección de cómo debía tener cuidado con lo que hacía. Me volví más responsable en ese sentido de ahí en adelante”, afirmó.

También la oportunidad de viajar y formarse en el exterior es algo que Delfina subraya como muy importante en su recorrido profesional. “Hice un posgrado en Israel sobre conflicto de medio oriente. La experiencia fue muy enriquecedora ya que, además de los contenidos que incorporé, pude conocer gente de todo el mundo y otro formato académico muy distinto, en el que no hay exámenes sino papers al final de cada cursada. Me gustó mucho ese sistema porque me permitió terminar el curso con mucho material redactado que luego utilicé en notas”, contó.

“Estoy muy contenta con mi experiencia en la Universidad de Palermo. Lo que más destaco de esa institución son los profesores a los que tuve oportunidad de escuchar que fueron de muy alto nivel y me abrieron la cabeza a nuevas ideas y conceptos. Respecto de mi inserción laboral, fue un camino arduo que por momentos pensé que no iba a lograr concretar. Aún hoy que tengo más experiencia y un trabajo estable, vivo pensando que si me va mal en este trabajo, me van a echar y nunca más voy a encontrar otro”, graficó al tiempo que llamó a los egresados y alumnos que buscan trabajo a no desfallecer, a persistir, a tener paciencia.

“Pero ese miedo nunca se cumple, siempre surgen oportunidades nuevas. Y esos nervios en la panza uno debe capitalizarlos para hacer su máximo esfuerzo y concentrarse en la tarea que está realizando, que es lo más difícil. Tratar de hacerlo lo mejor posible y rezar para que eso de resultados. Y cuando el miedo me quiere dominar, siempre pienso que en el peor de los casos puedo dejar todo y dedicarme a pasear perros que es otra tarea que amo, además de escribir”, concluyó optimista.

Anuncios