Walter Vargas, la obsesión por un lenguaje preciso

Walter Vargas - NCD

Por María Eugenia Barriouevo (egresada de la UP)

Walter Vargas, periodista deportivo de amplia trayectoria, escritor y poeta, además de docente de la carrera de Periodismo Deportivo en la UP, entrega sus definiciones de temas ligados al periodismo y al deporte, dos de sus pasiones. “Para el periodista, es condición sine qua non manejar la herramienta con la que tiene que trabajar, que es la lengua”, advierte. Aquí, algunas de sus definiciones:

El periodismo deportivo

Creo que tiene elementos virtuosos y otros no tanto. El hecho de que tengamos acceso a través de la televisión a los grandes eventos del deporte mundial en el minuto a minuto es invalorable. Hoy podemos valorar los hechos deportivos, las gestas deportivas con una precisión y una nitidez que no teníamos en otras épocas, cuando teníamos que reconstruir con una gran capacidad simbólica las hazañas de los héroes con mucha imprecisión.

El lenguaje

Uno de los problemas básicos dentro del periodismo en la Argentina es el tema de la depreciación del lenguaje. Si uno hace un análisis de hace 20 años a esta parte es notoria la depreciación del lenguaje, que no es algo propio del periodismo sino que atraviesa en su conjunto a la sociedad. Un argentino medio hace 10 años usaba 10 mil palabras y hoy usa 500… Me parece que se ha acortado el lenguaje muchísimo, hay una depreciación de los buenos modos de decir. Lo cual no representa un riesgo para el verdulero ni para el quiosquero ni para el cajero del banco. No estoy haciendo una petición de principios moral sino metodológica, no estoy diciendo que el periodista sea mejor que el quiosquero o el verdulero. Pero para el periodista, es condición sine qua non manejar la herramienta con la que tiene que trabajar, que es la lengua.

El periodista deportivo

Nosotros éramos seres anónimos, o casi anónimos. Hoy estamos mucho más notorios, sale nuestra foto, vamos a programas de televisión. Y somos, aunque de un modo lateral, parte de un gran show. Antes era muy raro, pero ahora sucede que van a las puertas de los canales a pedirles fotos a las estrellas del periodismo deportivo y dejarles el número de teléfono. Ahí ya hemos pasado un límite. El deporte se ha farandulizado y los periodistas deportivos están un poco metidos en eso y nos creemos un poco más importantes de lo que somos. Se ha perdido la instancia entre el protagonista y el periodista deportivo y al perderse esa distancia se pierde una de las reglas básicas del periodismo, que es la asimetría.

La credibilidad

El lugar de credibilidad de un periodista es mantener una distancia, que no es necesariamente física, sino que es metodológica. En ese sentido, también hemos retrocedido. Creo que hay mucha ligereza para opinar, y es un efecto colateral de la libertad que hay para opinar, por supuesto que siempre es mejor animar a partir de la libertad para opinar pero creo que hay mucha irresponsabilidad.

Ser docente

Es muy grato estar en la UP. Lo único que explica que me levante todos los jueves a dar clase a las 8 AM es que me gusta la docencia, la posibilidad de transmitir y de intercambiar. En la medida que uno pueda intercambiar ideas y nociones nos enriquecemos todos muchísimo. En última instancia lo que me preocupa del periodismo, de la tarea docente y de los alumnos, es como podemos ejercitar la alegría de pensar. Lo que debe hacer un docente básicamente es tratar de desarrollar un modo de la sensibilidad, una estética de pensamiento, y modestamente es lo que intento hacer yo.

Anuncios