El guiño cómplice de Guillermo Vilas

La anécdota en el mundo profesional que eligió Federico Teijeiro -Licenciado en Periodismo, además de haber cursado un tramo en Ingeniería- define mejor que nada su recorrido en la profesión. El ex alumno de la Universidad es actualmente ayudante de la cátedra Fútbol y Fútbol Mundial que dirige el reputado periodista Enrique Macaya Márquez y trabajó arduamente en una investigación de un libro sobre las regalas del fútbol explicadas, que va a editar la Asociación del Fútbol Argentino en breve, entre otro de sus numerosos desempeños laborales.

Su anécdota no tiene desperdicio. Así la cuenta: “Trabajaba en la radio FM Palermo y me enviaron a cubrir la apertura de un nuevo local de la marca Topper. Estaba rodeado de periodistas de noticieros deportivos, programas de interés general -como CQC- y, por supuesto, de deportistas de distinta índole. Y en medio de todos estaba yo con mi humilde grabador. Admito que me temblaron las piernas y que tenía una mezcla de miedo y vergüenza de pasar papelones al entrevistar a alguno de los invitados luego de fueran entrevistados por periodistas de gran experiencia. De pronto, se me acerca una señorita y me pregunta si quería ser el periodista de Topper del evento porque el que tenían previsto no llegaba. Calculo que me lo ofreció porque me vio solo en medio de esa multitud.

No medí consecuencias y me dispuse y predispuse a la tarea. La señorita me presentó a quien desde ese momento era mi camarógrafo y me dijo que fuese a la puerta que estaba llegando Guillermo Vilas y que la primera y única nota iba a ser con Topper. O sea, conmigo. Indescriptible la sensación cuando lo vi y menos cuando todos los periodistas se le abalanzaron para preguntarle. Él sólo me respondía a mí. Pregunté todo lo que quise o, mejor dicho, con los nervios que tenía, todo lo que pude y se me vino a la cabeza en ese momentop. Luego de la entrevista, se me acercó Vicente Cancela, notero de CQC y me pidió los datos ya que iban a reproducir la entrevista en el programa. Realmente fue gratificante verme en varios canales de televisión que se hicieron eco de la entrevista. Cacenla me felicitó por la entrevista que, hasta el día de hoy sólo recuerdo por lo que vi en la televisión de los nervios que tuve.

Lo curioso es que como ocho meses después me contrataron como jefe de prensa de los deportistas trasplantados que partían a Singapur a competir en los Juegos Olímpicos especiales. En la rueda de prensa, previa al viaje, me encuentro con el padrino de los deportistas. ¿Quién era?. Guillermo Vilas. Me acerqué a presentarme y me dijo: ‘Federico, ¿no?. Vos sos el que me hizo la entrevista de Topper’. No podía creer que recordara aquella entrevista y, menos aún, mi nombre. Me senté junto a él, y antes de la conferencia de prensa, charlamos de temas varios. Por suerte, inmortalicé el momento con una foto que guardo como un tesoro. Después, me lo crucé dos o tres veces más para entrevistarlo y, cuando a otros les ha dicho que no, a suele concederme el reportaje porque aún se acuerda de aquella entrevista en Topper. En esas ocasiones, y sonrío y él me devuelve el gesto, cómplice”.

Pese a su juventud Federico acumula un amplio curriculum. Además de la cátedra de Macaya Márques y el libro “El reglamento del fútbol razonado”, de próxima aparición, bajo la coordinación del ex árbitro Carlos Coradina, también se desempeñó como productor en los partidos televisados de la Liga Nacional de Básquetbol, jefe de prensa de la prueba ciclística Doble Bragado y la consultora OBaez Comunicaciones, donde aún permanece.

Anuncios